Derbi Fénix

Lo curiosas que son las cosas en la vida… Por allá en el 98 estaba yo buscando un ciclomotor de segunda mano para sustituir a mi Vespino que había destrozado mi hermano al dejárselo para trabajar de mensajer, y a pesar de que ya sabía que existía la Fénix desde el año 93 no había reparado ella en ese momento. Un día entré en el concesionario de Derbi en el Clot (tristemente cerrado hoy) y de repente me la encontré allí: una Fénix negra de primera generación de exposición en oferta: ¡197.000 pesetas! Qué bonita que era con sus letras naranjas, sus llantas grises y la elegancia de sus plásticos negros… El primer vehículo con frenos de disco que conduje (vale, sólo el delantero). Con su motor de 50cc y su caja de cambios de cuatro velocidades daba casi siete caballos de potencia que cubría con soltura cualquier necesidad de circulación por Barcelona y su área metropolitana.