Rider1000

Rider 2013

¡Hola a todos!

Primero de todo voy a comentar dos cosas:

1- Expresar aquí mi más profundo y sincero agradecimiento a tres personas: Boxbox, Dani y AlbertoMulha. Fueron capaces de pegarse un madrugón tan bestia como los participantes para venir tan sólo a vernos cinco minutos a la salida y cinco minutos en Isona. Hacer la ruta con la alegría que te vienen a ver gente que te aprecia tiene un sabor diferente. Desde aquí, MUCHAS GRACIAS

2- Joaking, GRACIAS. Venir desde Asturias y conocerte en persona ha sido un auténtico placer. Rodar contigo durante 1000 km que se hicieron tan duros por la climatología y a la vez mostrarte la multitud de contrastes que tiene Catalunya ha sido algo irrepetible.

Y ahora pasemos a la crónica.

Durante toda la semana estuvo amenazando mal tiempo y efectivamente se cumplió, y en el peor de los momentos. Por la madrugada ya cayó tormenta cosa que hacía amenazar con que se tendría que salir con chubasquero pero no fue así por suerte y se pudo posar para la foto del muro de la fama con las mejores galas.

La primera parte hasta el primer punto de control en l’Espluga fue una ruta bien conocida por mí. Pero con unos contrastes magníficos por las bajas nubes que hacían disfrutar del paisaje. Evidentemente desde el momento de la salida nos estuvieron pasando motos, pero eso sí, en el 99% de los casos muy respetuosamente y siempre saludando.

A partir de ahí se cogía la carretera que nos acercaría a Falset, primer repostaje, y estuvimos disfrutando de acompañar durante un corto trozo a un par de sidecares. Se bordeó un tramo del río Ebro para adentrarnos en la sierra dels Ports para llegar a Arnes, completamente desconocida para mí y realmente preciosa. Se ha de volver.

Siguiente parada a cien km, en el repostaje de Alfés. Los primeros km desde Arnes preciosos. Ahí es donde la Terra apenas era superada por el resto de motos, pero en cuanto se abrió la carretera la Terra mostraba sus carencias. Es lo que hay. Hasta el Coll de Comiols, previo a la llegada al punto de control de Isona, donde nos esperaban Alberto, Boxbox y Dani, se hizo duro por la monotonía de las carreteras. El ambiente en Isona era impresionante, dado que allí se juntaban las tres Riders, 300, 500 y 1000.En el punto de control en cuanto supieron que éramos los de las 125 nos hicieron la ola… Gracias Dani por anunciar nuestra llegada…

A partir de ahí ya nos adentrábamos en el Pirineo y la imagen de ver como vaciaban los pantanos de la cantidad de agua que tenían acumulada era suficientemente expresiva de la climatología de los últimos días. El primer puerto que nos daba la idea de que estábamos en el Pirineo era el Coll de Perves, una nacional con un estado de conservación de los años cincuenta, y menos mal, porque era precioso. Llegada al puerto del Túnel de Vielha y merecido descanso en la capital de la Vall d’Aran. Desde allí se podía observar La Bonaigua completamente nevada. Una vez llegada a la cima nos paramos a hacer las fotos de rigor que, en sí no cambiaban mucho el paisaje respecto a las que nos hicimos Dani y yo en semana santa. Lo sorprendente del caso es que la cara sur de La Bonaigua tenía mucha peor climatología y estado del firme que la norte: niebla, viento y el suelo mojado. Como siempre la bajada de La Bonaigua es impresionante y lo sorprendente vino al subir el Coll del Cantó: completamente nevado a partir de los mil dos cientos metros y con temperaturas más bajas que en La Bonaigua: ¡¡¡3 grados!!! El Coll del Cantó desde Sort tiene sólo una parte complicada: el descenso… Llegas a aburrirte de la bajada en condiciones normales. Imaginaros después de casi 600 km.

Descanso en Orgranyà y repostaje para encarar el Port del Compte para llegar a Sant Llorenç de Morunys. Carretera realmente técnica y estrecha y, además con desprendimientos en la carretera por las lluvias. A partir de la llegada a Sant Llorenç comenzó a llover y ya no pararía la tormenta hasta casi Ripoll, es decir casi 75km de conducción por carretera de montaña en condiciones de mojado. En Ripoll se terminaron las curvas que comenzaron en el Coll de Perves y ya sólo era cuestión de recorrer km para cubrir los diferentes puntos de control, en Besalú, con precioso puente sobre el río, y en Coll de Revell. Los últimos 75 km por autovía se hicieron tremendamente duros debido al cansancio acumulado y la fatiga, incluso haciendo acto de aparición el sueño. Menos mal que el libro de ruta se me levantó de los velcros y eso me despertó de golpe al tener que sujetarlo con la mano hasta el desvío de Manresa que estaba a dos km.

Una vez llegado a Manresa, una satisfacción enorme por haber completado el trabajo y recogida del famoso pin de la Rider, numerado, tras haber sellado todos los puntos de control. La gente se quedaba observando las Terras que fueran capaces de completar similar reto. Hacer la Rider no ha sido tan sólo un reto para la Terra, lo ha sido para mí y para todos los que la han hecho. Y un reto que llena de satisfacción poder completarlo y, sobre todo, poder compartirlo con vosotros.

Un saludo

PD: perdonad el tostón, pero 1000 km no se resumen así como así…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>